jueves, 22 de octubre de 2015

WellCome Nurses.



Bienvenidos a esta unidad.
Aquí el silencio y los gritos son compañeros.
Aquí es el único lugar donde la alegría muestra el descanso del dolor.
Bienvenidos a esta unidad.
El estrés gobierna el interior de estas paredes.
No solamente has venido aquí a aprender, también sufrirás derrotas y victorias.
Llorarás, por dentro y por fuera.
Serás novata cada día que vengas, el resto de tu vida.
Comprenderás que todo es mayor de lo que imaginabas.
Cada abrazo, cada guiño, cada sonrisa, cada lágrima, cada gota fuera de lugar, latido extra o respiración ineficaz.
Todo es controlado.
El momento en el que entras, el momento que te relajas y en el que luchas contra el tiempo.
Si estás preparada, pensaras, que no era suficiente.
Si viniste queriendo, te preguntarás por qué.
Si solo caíste aquí por afán del destino o la casualidad, te verás obligada a volver.

Bienvenidos a esta unidad.
Somos todos cómplices de los acontecimientos.
Somos todos autores de algunas situaciones.
Somos todos vigías. Dueños de nuestras manos, obreros contra el tiempo, marionetas del destino.

No hay justicia que nos enseñe sus ítems de valoración.
No existe igualdad en las sentencias.
No habrá jamás segundas oportunidades.
Ni te pedirán permiso para derrumbar tu instante.

Esta unidad, solo entiende de extremos.

Has venido aquí a preservar un delicado equilibrio que solo tú sabes encontrar.
Has venido porque te han llamado.
Porque has escuchado.
Porque lo has querido.

Has venido aquí a crear esa familiaridad, esa difícil situación de tensa esperanza derrotada que puedes convertir en pasajera.
Has venido aquí a devolver un aliento a personas que lo han perdido al entrar aquí por la puerta de atrás.
Has venido aquí a sufrir por desconocidos, para que otros comprendan que formas parte de la solución y de la paliación de los sucesos.
Has venido a cuidar del terror. Tendrás que enseñar al miedo a pedir permiso. Tendrás que encontrarle al infierno una silla de pensar.

Eres ese delicado equilibrio entre figuras que solo piensan y otras que solo sienten.
Eres el seguimiento, la evolución que necesitamos en la vida y en la muerte.
Eres cada caricia y conversación a solas que calman el miedo a la oscuridad.
Aprenderás a todo lo que jamás podrás hacer frente fuera de aquí.
Te daremos poderes, te daremos momentos... elige bien si te vas a quedar aquí o si solo vienes a observar, como lo que eres, no era lo que imaginabas ser.

Si, has llegado tú sola hasta aquí. Y tu turno empezó hace ya tiempo. Desde entonces, te estábamos esperando, esto te estaba esperando, vamos... Hemos perdido todos el norte y solo alguien que ignore las brújulas, podrá darles el sentido a esta... nuestra unidad.


Bienvenida, bienvenido, Enfermera.





Att. Angel Bueno