viernes, 28 de junio de 2013

Por donde empezar cuando fibrilas sin Parar.


Lento y delicado.
Frágiles imágenes rebotan entre mis dedos.
El terciopelo del calor, sobreviene dentro de mi.
Y me quedo inmóvil.

Ni el sentido ni el peligro consume tantas energías. 
Mi camino surge delante de esas imagenes como si estuvieran ahi listas para decirme por donde equivocarme y por donde resucitar. 


Cuando intento transformar en palabras, silencios externos y discusiones internas, logro dentro de mí, diversos estadios... aún no he encontrado el que me lleva a tí.

Delicado recuerdo que huye entre mis dedos.
Sentidos que me engañan siendo yo el dueño de mi cuerpo... ahora éste me esconde lo que he perdido... ¡¿Con qué sentido?!.


Frenarte y frenarme, y quedarme solo frente al deseo y a mi mente. Unica caja que guarda más de tí que de mí. 
Siento que aunque no me quedan olores (alomejor ya te los han robado) y que las imagenes no son fieles porque me perdía constantemente en tu mirada y tus manos... en mi corazón guardo millones de emociones. 
Esa sensación de saber que algo era cierto. 
Que el tiempo roba información de los frágiles cinco sentidos... pero que la idea, la sensación, la emoción, el pensamiento, la ilusión, el Amor... en eso...

El tiempo ha desistido.


Y no me voy a desesperar.
Aunque acabaría con la eternidad y el universo de un grito y un golpe firme en la mesa. Mi ira y mi lucha está mal enfocada, amor.
Como lo están mis lagrimas y carcajadas de dolor a solas. Amor.



Aunque acabaría con la eternidad y el universo de un grito y un golpe firme en la mesa... aunque podría... No lo voy a hacer.
No sé si rompería algo o si el ridículo me mataría a mi. Lo que si que sé en cualquier caso...

Es que tu me pararías. 
Y como lo sé.
Ya me paro yo.







Aunque si el golpe... te hace volver para agarrarme de la mano y así salvarme de la última cosa que haga... créeme... 
Lo haría. 
No soy un suicida. Sigo estando enamorado de ti.









Angel Bueno Luna.
No me juzgues, hay más de ti en mi que de mi. 
Y es porque de esta forma te encuentro en mis actos.
Y es así como quiero olvidarme de mi.
Porque tu me diste identidad.
Y valor para querer y olvidarme de todo lo que no importa cuando nos mirábamos a los ojos.
El planeta.




Ahora vuelvo a ser una hormiga dentro de un saco lleno de arena que me pisa. Es más fácil romper el plastico y caer... que volver a salir escarbando hacia arriba.